Tel:+34 93 222 00 12

Noticias

El parque Nacional Corcovado, naturaleza salvaje en Costa Rica

El Parque Nacional Corcovado se encuentra en la Península de Osa al suroeste de Costa Rica, y es parte del Área de Conservación Osa.
Fue creado el 24 de octubre de 1975, y comprende una superficie de 42560 hectáreas terrestres y 3354 hectáreas marinas.
Es considerado una pieza muy importante en el amplio sistema de parques nacionales y reservas biológicas del país.
La diversidad biológica es sorprendente. National Geographic lo ha definido como el lugar más intenso del mundo, biológicamente hablando, en términos de biodiversidad​ y se estima que ningún lugar en el mundo (que posea una extensión similar) albergue una mayor diversidad biológica.
Corcovado tiene un nivel inusual de diversidad biológica que no es excedida por ningún área de similar tamaño en el planeta. El área incluye de 25 a 30 ecosistemas que hospedan a las poblaciones más grandes de especies como el jaguar, el puma, el chancho de monte y el tapir, en Costa Rica.
El parque protege una importante extensión marítima (casi 54km²) en la que se desarrolla una gran variedad de vida marina, se ha descubierto que al este del parque se da un área de crianza de ballenas jorobada que provienen tanto del hemisferio norte como del sur. El parque alberga endemismos de gran importancia, incluidos 12 especies de árboles en peligro de extinción.
Según el sistema de clasificación de zonas de vida de Leslie Holdridge, la zona de vida ​en la que se encuentra el parque está formada por un bosque muy húmedo tropical, uno de los escasos bosques de este tipo que aún permanece virgen en el Pacífico americano.
Y en la zona más alta, parte de otro ecosistema similar, un bosque tropical húmedo; el único que queda en todo el Pacífico Mesoamericano.  Ambos ecosistemas se caracterizan por precipitaciones altas: entre 1800 a 4000 mm en el bosque húmedo y de 4000 a +6000 mm en el muy húmedo (media anual).
El conjunto de características de Corcovado: ubicación, topografía, clima, peculiaridad del suelo, han dado lugar a diferentes hábitats terrestres como el bosque de  montaña, bosque nuboso, bosque de llanura, bosque  pantanoso, yolillal, pantano herbáceo, manglar; así como acuáticos, tanto marinos como de agua dulce.
Todo ello hace posible la gran diversidad de especies biológicas que posee.
En el parque habitan alrededor de 500 especies arbóreas, la cuarta parte de las existentes en todo el país. Entre ellas algunas endémicas y otras en peligro de extinción.
Las altas precipitaciones anuales también dan lugar a una gran cantidad de cursos de agua (como los ríos Río Sirena, Llorona, Molina, Madrigal) y zonas lacustres.
En esta diversidad de hábitats se desarrolla también la fauna del parque. Existen 367 especies de aves —algunas endémicas o con distribución limitada.
El parque está abierto al público pero hay que hacer reserva.
Algunos hoteles de la zona cuentan con reservas biológicas privadas dentro de la zona de Corcovado. Entre ellas una de 36.5 hectáreas que colinda con el Parque Nacional Corcovado.
Existen 2 senderos principales, uno que corre a lo largo de la costa, y uno al interior, y 4 estaciones de guarda parques: 3 en las entradas del parque, y 1 donde se cruzan los senderos.
Uno de ellos corre de noroeste a sureste junto al océano, con la Estación Sirena aproximadamente a medio camino, desde donde sale el otro sendero hacia la Estación Los Patos, en el extremo este del parque.
Se puede volar al interior del parque (llegando a Estación Sirena), desde donde salen senderos menores.
Para caminar en el parque es recomendable una condición física aceptable, disponer de 2 o 3 días y planear de antemano los recorridos.
Entre julio y noviembre, algunas secciones del parque pueden estar cerradas al público debido a las lluvias.
Además, hay que tener en cuenta que en los ríos existen cocodrilos, y en marea alta incluso hay tiburones, que nadan al estuario en busca de alimento.
La mayoría de avistamientos de animales se dan en el sendero de la playa, donde se pueden observar guacamayas, cangrejo ermitaño, pelícanos pescando en el mar, mono araña, oso hormiguero, monos cariblancos (capuchinos), pájaro carpintero o coatíes. Corcovado es uno de los lugares biológicos más intensos del mundo.
Naturaleza en estado salvaje que no hay que dejar de disfrutar durante un viaje a Costa Rica.

Costa Rica. Corcovado. Jaguar